Vínculo afectivo con tu bebé

Cuando menos te lo esperas, ese bebé que cabía entre tus brazos se convierte en un niño que habla y camina. Mientras tanto, tienes que asegurarte de prepararlo para ese punto.

Aunque lo veas pequeño y vulnerable, tú eres la persona que lo guiará etapa por etapa para hacerlo sentir cada vez más seguro con el entorno y con otras personas.

Hoy te quiero compartir algunas ideas para trabajar en el vínculo afectivo con tu bebé, -no sólo se trata de la relación madre-hijo- sino de desarrollar en él la capacidad de relacionarse con los demás.

  • Activando sus sentidos: Tacto, vista y lenguaje.

Desde que es un feto, tu bebé es capaz de percibir sensaciones táctiles del exterior del útero, incluso reacciona a ellas. Ya fuera del útero, el primer código de comunicación con tu bebé se logra al alimentarlo, cuando lo abrazas y lo acercas a tu cuerpo. Para mejorar este momento, te recomiendo los biberones Jaloma, ya que contienen una mamila de silicón con alitas que ayudan a reducir sus cólicos.

Conforme tu bebé va creciendo, sus sentidos se desarrollan y eventualmente, imitará tus gestos y tu lenguaje. Con palabras, expresiones y tu manera de hablar lo estimulas, así que no es irrelevante verlo a los ojos y platicarle.

  • Promoviendo la respuesta de Oxitocina

Es una hormona que se libera en procesos como el parto y la lactancia. En el cerebro, está involucrada en el reconocimiento y la formación de relaciones de confianza y generosidad.

Una idea para promover la respuesta de oxitocina, es acariciándolo y masajeandolo.  Puedes hacerlo con aceite de bebé en gel para mantener suave e hidratada su piel.

Recuerda que hacerlo sentir protegido los hace consolidar un vínculo más sólido con mamá que con  los demás. Como mamá, tienes que ayudarle a desarrollar sus vínculos personales. Así, tu hijo será capaz de buscar buenas relaciones en el futuro.

  • Haciendo actividades juntos.

Bañar a tu bebé es una de las actividades que sirven para enseñarle cómo hacer algo. En la medida que tu bebé vaya creciendo, puedes pasarle pequeños procedimientos. Así, será fácil para él aprender a enjuagarse el jabón o aplicarse la crema hidratante. Después, entran otras actividades, como pasarte las prendas el día de lavar ropa o acercarte utensilios simples para cocinar.

Por la experiencia que nos define, conocemos la importancia de brindar bienestar y confianza a quienes te rodean. Puedes empezar por los miembros de tu familia y el mejor cuidado a tu bebé.

Cuentas con nosotros para acompañarlo etapa por etapa en sus cuidados.  Desde el cuidado de su piel, hasta el fortalecimiento de su seguridad. #SeSienteBienEstarContigo

¿Qué más se te ocurre para mejorar el vínculo afectivo con tu bebé?

Espero que te hayan gustado mis ideas y que las implementes con productos Jaloma.

Besos, Lucy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *