Hoy te comparto unos consejos que en verdad espero que nunca tengas que utilizarlos pero que al saberlos, podrás estar preparado ante cualquier accidente con tu bebé. Existen cursos que puedes tomar para certificarte y estar mejor preparado para aplicar RCP (Reanimación cardiopulmonar). Los siguientes consejos son para aplicarlos en niños menores de 1 año de edad:

Asfixia

Antes de tomar cualquier tipo de acción, evalúa rápidamente la situación. Las señales que debes de tomar en cuenta es si de repente tu bebé no puede llorar o toser. Puede que haga unos ruidos raros y su piel puede ponerse roja o azulada.

Si ves que no puede expulsar el objeto tosiendo, intenta que lo expulse con golpes en la espalda. Colócalo con cuidado boca arriba, apoyado sobre tu antebrazo, y con la misma mano sostén su cabeza y su cuello.

Extiende tu mano y usa tus dedos pulgar e índice para sostener la mandíbula del bebé. Dale la vuelta al niño y colócalo con cuidado boca abajo, apoyado sobre tu antebrazo, como en la imagen:

Entonces, usando la base de tu mano, dale cinco golpes firmes sobre su espalda en la parte superior para tratar de que expulse el objeto. Si tu bebé comienza a toser, llorar o respirar por sí solo, no lo interrumpas, deja que intente expulsar el objeto.

Reanimación Cardiopulmonar

Si tu bebé está inconsciente y dejó de respirar, intenta gritar su nombre para llamar su atención. Observa su pecho y trata de escuchar el sonido de su respiración. Si notas que no está respirando, no dudes en llamar a emergencias.

Para ayudar a tu bebé, colócalo sobre su espalda en una superficie firme. Párate o arrodíllate a su lado. Lleva a cabo 30 compresiones pectorales. Pon una mano sobre la frente del bebé. Con la otra, coloca las yemas de 2 dedos en el centro de su pecho, por debajo y entre sus pezones. Presiona sobre el pecho y luego deja que regrese a su posición normal. Presiona con fuerza y rapidez. Cada compresión debe ser suave, no brusca.

Después de contar en voz alta las 30 compresiones, dale dos bocanadas de aire. Abre sus vías respiratorias colocando una mano sobre su frente y dos dedos en su mentón e inclina hacia atrás su cabeza. Asegúrate de cubrir completamente su nariz y boca con tu boca al brindarle respiración.

Si tu bebé se tragó algún objeto, después de cada serie de compresiones, busca en su boca lo que esté bloqueando su respiración. Si comienza a respirar antes de que llegue la ayuda, aún así, será mucho mejor que un doctor lo revisa para asegurarse de que sus vías respiratorias se destaparon por completo.

Si tiene una herida y cuenta con una hemorragia, toma las medidas necesarias para frenarla. No practiques RCP hasta que la hemorragia esté bajo control. La importancia de contar con un botiquín en casa puede ayudarte a resolver desde los más pequeños accidentes hasta para prevenir algo peor.

Si te gustaría observar cómo realizar este tipo de primeros auxilios te invitamos a ver el siguiente video donde podrás darte una mejor idea: https://bit.ly/2IcWi1F

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *