Durante este mes, el propósito es ponerse en forma a través de la actividad física. Puedes pensar que tener hijos ya es ejercicio suficiente, pero debes recordar que el ejercicio no es exclusivo de mujeres sin hijos o con tiempo libre, hay pequeñas actividades que puedes realizar en pequeños lapsos de tiempo, por ejemplo, cuando subes escaleras en vez de tomar el elevador… ¡Ya estás quemando calorías!

 

Para que le dediques un espacio a esta parte importante de tu bienestar, en la entrada anterior, te recomendé varios ejercicios cardiovasculares, de flexibilidad y fuerza. ¿Ya elegiste el ejercicio adecuado para ti?

 

De paso te comparto tres secretos que te ayudarán a complementar tus avances:

1. ¡No querrás perder la tonicidad de tu figura! Así que aplícate aceite de coco en la piel y dile adiós a la celulitis, como la piel es el órgano más grande de tu cuerpo, es importante cuidarla de cerca en tu transformación.

 

2. Si te lesionas, no dudes en confiar en las bondades del árnica Jaloma, tiene un efecto desinflamatorio que te ayuda a sanar. Si es tu caso, también colócate vendas en las articulaciones para limitar el movimiento del área lastimada.

Recuerda, el calor de árnica Jaloma+venda= Te ayudará a tener una recuperación más rápida y con menos dolor.

 

3. Si eres de las que sudan demasiado con la actividad física, no olvides que después de la sudoración, la piel tiende a deshidratarse, tanto en labios como en el resto de la piel, tienes que asegurarte de traer contigo las pomadas Jaloma y alguna crema hidratante como la  crema de manzana Jaloma, que además de mantener el estado de tu piel te hará llevar contigo un aroma muy agradable.

 

Una vez eligiendo el ejercicio que más te gusta y los secretos para evitar la flacidez, te quiero enseñar cuánto ejercicio necesitas para quemar las calorías de otra cosa que nos encanta: la comida chatarra.

 

Dona

Una dona glaseada tiene 242 calorías- 88 minutos de abdominales.

Una hamburguesa y unas papas fritas- 691 calorías – 141 minutos de elíptica.

Una rebanada de pastel 710 calorías- 141 minutos de caminata rápida.

Dos rebanadas de pizza de pepperoni 626 calorías – 159 minutos de subir escaleras.

 

Ahora ponlo en la balanza,

¿Valen la pena horas de ejercicio por los minutos de placer que da la comida chatarra?

 

Hay que considerar que no todas las calorías se queman de la misma manera. Por la composición de nutrientes de cada alimento, no es lo mismo lo que aportan a tu cuerpo 100 calorías de chocolate a 100 calorías de lechuga. (Sí, la lechuga aporta calorías).

No se trata de canjear este tipo de comidas por litros de sudor de ejercicio, tampoco de sentirte culpable si ya te comiste esa dona glaseada. La idea es que seas capaz de hacer un balance, tomarle cariño al ejercicio y darle gusto a tu antojo una vez a la semana.

 

Hay que pensar dos veces cuando queremos ingerir alimentos bajos en nutrientes porque es más difícil procesarlos. Recuerda, tú eres lo que comes, actívate, hidrata tu piel y ama tu cuerpo. No olvides que #JalomaTeAcompaña con #TipsJaloma y productos para que estés bien por dentro y por fuera.

Besos, Lucy.