¡Hola!

 

Hoy tuve uno de esos días en los que no descansas, en los que no te sientas ni un segundo, que no te acuerdas si comiste o no. Uno de esos días en los que tienes mil mandados que hacer, que vas de un lugar a otro recogiendo y llevando niños, cosas y quehaceres. Llegué a mi casa y sólo quería descansar y relajarme, hacer algo por mí, consentirme de alguna manera.

 

Se me ocurrieron varias formas de hacerlo y se las quiero compartir:

 

1. Una deliciosa mascarilla para la cara. En un recipiente hondo mezcla: 1 cucharada de germen de trigo, 1 cucharada de aceite de almendras Jaloma, 2 cucharadas de aguacate machacado, 1 cucharada de aceite de ajonjolí, una cápsula de vitamina E y una cápsula de vitamina A. Aplica la mascarilla en tu cara durante 20 minutos y disfruta. Sentirás tu cara mucho más hidratada y fresca.

 

2. En días así, llegas a tu casa y sientes que los pies te punzan, que tu pie ya no cabe un segundo más adentro del tacón, dale el descanso que necesita con un masaje con vaselina o crema de manzana Jaloma durante 10 minutos y después ponte un calcetín para que penetre bien tu piel y se hidrate.

 

3. A veces lo que necesitas es sentirte más linda, más arreglada, más femenina y qué mejor que un manicure para eso. Despinta tus uñas con acetona Jaloma, después mete tus manos en un recipiente con agua caliente durante 10 minutos. Corta y lima tus uñas, elige un color bonito y píntatelas. Dedicarte 20 minutos a ti, es una de las mejores formas de relajarte.

 

Ahora sí, están listas para descansar y consentirse como se lo merecen.

 

Besos,
Lucy.