Existen ocasiones en las cuales tu piel parece imposible de controlar y muchas veces sucede en el momento menos indicado, como cuando te levantas por la mañana o cuando tienes una cita importante de trabajo o romántica. Lo bueno es que hay maneras de evitar y tratar los problemas que los granos nos ocasionan.

El acné es común durante la adolescencia, pero procesos naturales como el periodo o los cambios de alimentación pueden causar que las hormonas se descontrolen, haciendo que se produzca un exceso de sebo obstruyendo los poros de la piel dando paso a los granos y espinillas. Para evitar las posibles molestias que estos puedan ocasionar solo recuerda:

Lávate la cara dos veces al día con agua tibia y un jabón suave fabricado específicamente para acné. Masajea suavemente la zona T y no frotes, frotarse la piel puede irritarla, empeorando la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *